El Huétor Vega no puede ante un rival más necesitado

Los de Jaime Morente tendrán otra buena oportunidad de afianzarse fuera del descenso la próxima jornada ante el Martos

R. I. TORREMOLINOS

El Huétor Vega dejó escapar en el Municipal de El Pozuelo, en Torremolinos, una buena oportunidad para impulsarse aún más en la zona cómoda de la clasificación. Cayó por 2-1 ante un rival que directo que supo mantener el control del encuentro durante toda la contienda, aunque si bien es cierto terminó buscando la última oportunidad hasta el noventa, para sumar un punto y, más importante, que los costasoleños no cogiesen aire. Misión no cumplida.

Adelantó Marcos al equipo malagueño en la primera parte para que ambos equipos se marcharan a los vestuarios con ventaja. Y Javi Mérida puso más tierra de por medio mediada la segunda. Hasta aquí reparto de ocasiones pero más puntería de un Torremolinos más necesitado y valiente sobre el verde. Los de Jaime Morente reaccionaron dejando notar el buen momento de forma que atraviesan. Y fruto de la constancia fue el gol de Joselu, con más de veinte todavía hasta el final, aunque no llegaría el empate.

2 Torremolinos

Ávila, Marcos (Requena, m. 57), Javi Mérida, Bru, Álex Tejada, Josemi, Francis (Sánchez, m.85), Israel (Serrano, m.79), Nacho Lapeira, Álvaro y Cristian.

1 Huétor Vega

Migue García, Dani Palomares, Capilla, Jorge Molina, Raúl Pérez, Hurtado, Joselu, Adolfo (Manolo Castilla, m.79), David Romero (Sergio García, m.76), Miguel Jiménez y Jorge.

Goles
1-0, m.14: Marcos; 2-0, m.63: Javi Mérida; 2-1, m.66: Joselu.
Árbitro
Díaz Lorente (Cádiz). Amonestó por los locales a Marcos, Álex Tejada, Nacho Lapeira, Álvaro y por los visitantes a Jorge Molina, Hurtado, Adolfo, Juanfe, Sergio García.

De esta forma, el Torremolinos recorta tres puntos, quedándose a uno de los granadinos que recibirán la próxima semana en Las Viñas al Martos, otro rival directo ante el que no se puede fallar. Los jaeneros están tres detrás, así que una victoria hueteña los terminaría de meter en problemas. A partir de ahí sólo restarán siete jornadas, veintiún puntos en juego. Las calculadoras echarán humo.