Raúl Fernández pugna con el malaguista Haitam para intentar robarle un balón en el centro del campo. / RAMÓN L. PÉREZ

Fútbol

El Huétor Vega paga caros sus errores ante el Atlético Malagueño

Derrota por la mínima del equipo de 'Rizos' ante un rival que supo gestionar bien los dos goles que marcó en el primer tiempo

ANTONIO NAVARRO Huétor Vega

El Huétor Vega perdió ante el Atlético Malagueño un partido igualado y vibrante en el que el filial del Málaga CF exhibió una mayor puntería ante el marco rival y logró anestesiar el partido en unos últimos minutos en los que, pese al empuje local, su portero apenas tuvo trabajo.

Los primeros minutos del encuentro ya hacían intuir que el ganador iba a tener que sufrir lo suyo para sumar los tres puntos en juego. Mucho ritmo y mucha intensidad sobre un césped en el que el Huétor Vega quería ser el equipo dominador. Pero la primera ocasión clara de los locales se hizo esperar hasta el minuto 20, cuando Paco Ariza buscó el 1-0 con un potente chut desde la frontal del área que no entró por poco en la meta del filial malaguista. El conjunto costasoleño ya había hecho trabajar a Cristian Arco con un buen disparo de Loren desde la esquina del área (minuto 20) y sacó petróleo de su primera ocasión a balón parado: un saque de esquina que Moussa remató al fondo de las mallas desde una posición privilegiada sin que ningún defensor local pudiese impedirlo (0-1).

El gol dejó tocado al Huétor y animó al Atlético Malagueño, que en su siguiente llegada al área subió al marcador el 0-2 gracias al acierto de Haitam, que se plantó solo ante Cristian: lo dribló y marcó a placer mientras la zaga local esperaba a que el árbitro pitase un posible fuera de juego.

Precipitación

Intentaron recortar distancias los hueteños antes de llegar al intermedio, pero la única ocasión de la que disfrutaron (un disparo cruzado de Tomás desde fuera del área) salió desviada por muy poco. En la reanudación, un cabezazo de Antonio Salvatierra a la salida de un córner (1-2) volvió a meter al Huétor Vega en el partido, pero las ganas de empatar el choque por parte del conjunto hueteño se convirtieron en precipitaciones y en decisiones erróneas en los últimos metros, por lo que los minutos pasaron sin que el Atlético Malagueño viese peligrar el resultado.

El filial malaguista supo dormir el partido en los últimos minutos, en los que aguantó la posesión del balón siempre que pudo y en los que las pérdidas de tiempo fueron constantes. Tras el pitido final se originó una lamentable tangana entre jugadores de los dos equipos que, por fortuna, terminó sin consecuencias graves.