'Zambombá' de Huétor Vega: hoguera, chocolate y villancicos

'Zambombá' flamenca, en la Plaza de la Cañadilla de Huétor Vega./JUAN CORREA
'Zambombá' flamenca, en la Plaza de la Cañadilla de Huétor Vega. / JUAN CORREA

La Plaza de la Cañadilla estrenó con éxito la merienda de bienvenida a la Navidad en versión flamenca

ANA PÉREZHuétor Vega

Huétor Vega es un pueblo de tradiciones. Musicales, flamencas y folclóricas. Pero era la primera vez que se celebraba una 'zambombada' para dar la bienvenida a la navidad. Ocurrió al anochecer, el pasado 20 de diciembre, en la Plaza de la Cañadilla. Un balcón a Granada, en ese momento reducida a mar de luces entre los destellos de la vega. La primera Zambombá Flamenca de Navidad resultó, pues, todo un éxito gracias a la cantidad de vecinos que se congregaron en la calle. A pesar del frío.

Para combatir lo gélido de las temperaturas estaba el fuego en el centro. Alrededor, las butacas ocupadas por gente con ganas de cantar villancicos aflamencados. Sobre todo los mayores del municipio, que llegaban directos de su comida navideña. También los jóvenes, que se quedaron al final entonando canciones alrededor de la hoguera.

Entre medias, la voz cantante la llevó la Escuela de Música de Huétor Vega, con su alumna Yolanda Rodríguez bien arropada por la guitarra del profesor Tente Márquez y el cajón de Pepe Agudo 'El Agüita'. A su vez, la Rondalla San Roque lo dio todo. En Huétor Vega es fácil acabar cantando a la navidad por bulerías.

No solo la llama atenuaba la gelidez ambiental. Ayudaba, por su parte, la degustación de chocolate y buñuelos para todo el mundo. El Ayuntamiento aportó, además, cincuenta kilos de castañas. Los pequeños comieron palomitas y algodón. Los mayores cataron el anís. «Fue muy bonito, una tarde navideña perfecta, una fiesta muy de Huétor», comenta Elisa González Pedraza, concejala de Cultura y Fiestas. A su vez, asistieron a la iniciativa ediles de otras fuerzas políticas.