Telefonía y la banca: las quejas de los consumidores de Huétor Vega

Patricia Martínez Dhier, asesora jurídica de la OMIC de Huétor Vega./DIEGO LUZ
Patricia Martínez Dhier, asesora jurídica de la OMIC de Huétor Vega. / DIEGO LUZ

Informe del segundo trimestre de 2019

E. TÉBARHuétor Vega

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de Huétor Vega acaba de publicar el informe sobre su actividad en el segundo trimestre de 2019. Un período en el que la oficina ha realizado 110 actuaciones de asesoramiento e información a consumidores y usuarios, que han provocado la apertura de 46 expedientes de reclamaciones, quejas, denuncias o solicitudes de ayuda en su tramitación. En concreto, fueron 15 reclamaciones en abril, 20 en mayo y 11 en junio. El 59% de las personas atendidas fueron mujeres. Esto se traduce en una media de nueve atenciones y cuatro reclamaciones diarias.

La OMIC tiene como misión principal proteger y defender los derechos en materia de consumo de los vecinos del municipio metropolitano mediante la información y asesoramiento técnico y jurídico respecto a bienes, servicios y suministros, la tramitación de reclamaciones y denuncias que se presenten, la mediación en los conflictos que puedan surgir como consecuencia de las reclamaciones presentadas, y el apoyo en las acciones formativas y educativas de las personas consumidoras. Es un servicio que presta el Ayuntamiento a la ciudadanía de la localidad, sostenido con fondos propios y gratuito.

De diversos barrios

El número de consultas, reclamaciones y quejas en la oficina hueteña crece desde julio de 2017. A su vez, desde la OMIC detectan que los vecinos que acuden para asesorarse proceden cada vez de barrios más diversos, incluso de pueblos vecinos, a los que se dirige a la administración competente.

La tendencia indica un aumento progresivo de las reclamaciones relacionadas con el sector de la telefonía, así como las enmarcadas en bienes generales de consumo. La oficina destaca, asimismo, el incremento «considerable» en el sector bancario, «lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta las numerosas comisiones que aplican a sus clientes y los altos intereses por tarjetas de crédito».