el Vino de huétor vega está de bodas de plata

El gran evento gastronómico de la comarca cumple 25 años y reflexiona sobre su crecimiento en la última década

Los ganadores de los premios Torre de la Vela Dorada, en Huétor Vega./DIEGO LUZ
Los ganadores de los premios Torre de la Vela Dorada, en Huétor Vega. / DIEGO LUZ
EDUARDO TÉBARHuétor Vega

Las Jornadas del Vino, Jamón y Chacinas de Huétor Vega celebra sus bodas de plata. El 25 aniversario sirve para certificar la madurez del evento. Y su consagración como referente en la provincia de Granada. Este fin de semana se prevé la visita de más de 2.000 personas a los estands en el restaurante El Guerra. Un escaparate para el producto local y una cita obligada para los grandes bodegueros granadinos. Hace un cuarto de siglo, las Jornadas nacieron con humildad: no era más que un concurso modesto en torno al mosto de la zona. Con el tiempo, se han convertido en un foco de promoción de la riqueza gastronómica de la comarca y más allá.

La gala inaugural fue emocionante. Como quien abre una botella guardada durante lustros para una ocasión especial. O tal vez será el influjo mágico de las efemérides, que dice el poeta eléctrico Lapido. «Es un aniversario de plata, pero de plata de ley», acuñó el alcalde de Huétor Vega, Mariano Molina. «Aquí seguimos y aquí seguiremos, con el compromiso defender siempre los productos autóctonos y todos aquellos que se encuentran directa indirectamente relacionados con el desarrollo y la promoción de nuestra comarca», explicaba Rafael Márquez, presidente de la asociación empresarial Regaman, el colectivo que integra el negocio gastronómico, artesanal y turístico de la mancomunidad Río Monachil.

Las Jornadas del Vino, Jamón y Chacinas de Huétor Vega están organizadas por el Ayuntamiento y Regaman, con la colaboración de la Diputación de Granada. El viernes 2 de febrero era el momento de hacer balance y devolver afectos. Hubo homenaje inopinado a Regaman. Y también para los ediles que han impulsado el proyecto durante estos 25 años. A flor de piel.

«Aquí seguimos y aquí seguiremos, con el compromiso defender los productos autóctonos» rafael márquez (presidente de regaman)

El presidente de Ragaman hizo un llamamiento para allanar el relevo generacional. «Tenemos que conseguir que la generación siguiente se sienta estimulada y atraída en seguir con las empresas y negocios familiares, que con tanto esfuerzo y sacrificio hemos puesto en marcha a lo largo de los años. Y mantener los principios y valores que nos son comunes».

Por su parte, Mariano Molina sacó pecho. «El vino de Huétor Vega es y no ha sido otra cosa que el vino de la ciudad de Granada. El vino del Cinturón. El vino de los granadinos. Ahora más elaborado, más refinado, más elegante. Y adaptado a los tiempos que vivimos. El recorrido cuantitativo de estos 25 años nos da cifras impresionantes. Pero mejor quedarnos con el valor cualitativo: la suma del esfuerzo de personas que han hecho posible un encuentro tan significativo».

Galardones

¿Y los galardones? El vino crianza ‘Rey Zagal’, de Bodegas Al Zagal, logró la mayor puntuación y se llevó el premio Torre de la Vela Dorada. Sin embargo, la bodega que más títulos cosechó fue Cuatro Vientos, que con su ‘Malafollá’ triunfó en vinos blancos y rosados, y con su ‘Ni Pollas Brut Nature’ obtuvo el primer puesto en vino dulce natural. Era la edición número once. Se presentaron 47 muestras y el jurado estaba presidido por el enólogo Antonio Carrillo.

En el certamen de vinos hueteños, en el que se presentaron quince mostos, cinco blancos y ocho tintos, recibieron mención especial el tinto de Adolfo Hitos Arquelladas y el blanco de Manuel Velázquez. Además, recibieron diploma Miguel del Paso Junco (tercer premio), Pepe ‘El Corzo’ (segundo premio) y Vicente Márquez Rejón (primer premio). La guinda: el escudo de Huétor Vega, tallado en madera por Antonio Velázquez.

Homenaje a los ediles históricos

La gala sirvió para rendir tributo a los tres alcaldes y siete concejales que a lo largo de cinco lustros han apostado por potenciar el evento. De mayor a menor antigüedad, desfilaron por el escenario Félix Márquez Hidalgo, Antonio Molina, Rosario Quesada Santamarina, José Jesús Muros Castro, Carmen López Nieto, Inmaculada Martín, Plácido Hurtado, Carolina Higueras, Elisa González Pedraza y Mariano Molina. Faltó la presencia de Antonio Molina Muñoz para rematar la foto perfecta.

Sede del Congreso Nacional de Museos del Vino

El estreno de las Jornadas del Vino de Huétor Vega trajo confesiones y sorpresas. El alcalde, Mariano Molina, desveló en su discurso que desde el 1 de febrero, el Centro Enológico forma parte de la red de Museos del Vino de España. Es más, el Ayuntamiento ha solicitado acoger el Congreso Nacional del colectivo en 2019. Este año se celebra en Málaga y Huétor Vega está invitado. «Seguimos sumando desde el ámbito cultural con el Museo del Vino y su maridaje con el flamenco, ambos aspectos determinantes en Huétor», explica Molina. A esto se suma la petición de declarar las Jornadas como Bien de Interés de Andalucía, ya en trámite. «Son 25 años y por antigüedad nos corresponde», aclara el responsable del equipo de gobierno.

Entre el público, empresarios, el alcalde de Monachil (José Morales), la alcaldesa de Cájar (Ana María García Roldán), el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural en Granada (Manuel García Cerezo) y otros representantes, como los senadores Luis González y Sebastián Pérez. Todos valoraban el paso crucial que supuso abrir las Jornadas del Vino de Huétor Vega al producto de la provincia, a través de premio Torre de la Vela Dorada, en 2007. Un balance de vértigo: medio millar de muestras, 26 bodegas, más de un centenar de miembros en el jurado…

«Son muchas las ferias del vino locales que han aflorado después de la nuestra» mariano molina (alcalde de huétor vega)

Una veintena de expositores, entre bodegas, restaurantes y otras empresas ligadas a la gastronomía, participaron en las bodas de plata de las Jornadas. «Es un encuentro para entender la idiosincrasia de este pueblo», apuntaba el alcalde. «El evento se ha extendido y se ha mimetizado en otros lugares. Son muchas las ferias del vino locales que han aflorado después de la nuestra. Y es mucha la relación de Huétor Vega con el vino. Mucho le debe el municipio a los viñedos, desde la restauración hasta la cultura. Las iniciativas originales son muy importantes. Implican distinción. Pero lo complicado es crecer sin ruido, en positivo, con ilusión y creatividad, y desde el campo de la amplitud», meditó Molina. «Hemos hecho una realidad de tintes históricos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos