la verbena de los mayores

Los abuelos de Huétor Vega brindan una lección de baile en el 25 aniversario de la asociación que agrupa a los veteranos del pueblo. Ellos hablan de su segunda juventud

Miguel Ballesteros lidera la coreografía del colectivo La Movida de La Nava.
Miguel Ballesteros lidera la coreografía del colectivo La Movida de La Nava. / D.L.
DIEGO LUZHuétor Vega

Por sus bailes los conoceréis. Son los mayores del pueblo. Y mueven la cadera y acompasan los pies mejor que John Travolta en ‘Fiebre del sábado noche’. Lo demostraron al caer el sol en el Día del Abuelo, el 26 de julio. Como la cosa iba de efemérides, aprovecharon para celebrar los 25 años –¡un cuarto de siglo!– que cumple la Asociación de Mayores de Huétor Vega. Y en esas que se sumó a la fiesta el colectivo hermano: La Movida de la Nava. Total, que los veteranos del municipio se mueven. Y mucho.

Ellos se pusieron sus camisas más modernas. Ellas, los vestidos más cucos. Los jardines del Carmen de San Rafael lucían con hileras de bombillas. Como en las verbenas de antaño. El olor de las flores y el frescor de la Vega granadina ayudaban a transportarse en el tiempo. Faltaba la música, claro. Y un repertorio acorde con las vivencias de los danzarines protagonistas. De eso se encargo el ubicuo Gregorio Carballo, McGregor, que se erigió en líder de masas con su organillo de feria.

Pepe García Medina, conocido toda la vida como Pepe ‘El Gato’, preside la Asociación de Mayores Centro de Día La Nava. Como siempre, aprovechó su presencia en el guateque para hacer un llamamiento a la unión vecinal en Huétor Vega, una carencia ante la que se muestra preocupado. «Falta gente que participe en los actos. Hay ciudadanos que no acuden a ningún evento. Existen numerosas actividades infantiles que funcionan, pero los mayores debemos ponernos las pilas. Iniciativas como esta verbena se tendrían que anunciar y programar con más antelación», critica este funcionario jubilado de la UGR, homenajeado este año en el Día de Andalucía. ‘El Gato’ fue concejal por el PSOE en los noventa, además de secretario de la Asociación de Padres del colegio Virgen de las Angustias y posterior coordinador de Deportes.

«Falta gente que participe en los actos. Hay ciudadanos que no acuden a ningún evento» pepe garcía medina (presidente de la asociación de mayores)

En medio de la reflexión de García Medina empezó a sonar ‘El vals de las mariposas’ en la voz feriante de McGregor. Y todos a bailar. «Hemos venido a divertirnos. La música es el eje de esta reunión. Hay que cuidar a los mayores. El baile nos viene genial», comenta Margarita Aragón, que dio un salto desde la Asociación de Mayores de Cájar.

«Es el primer año que se organiza una verbena de estas características y me parece un acierto que tenga lugar el Día del Abuelo», añade Mari Carmen Ruiz. Por su parte, Ascensión España se presentó engalanada para triunfar en la pista: «Es un día importante para los que nos gusta bailar».

Las mujeres toman la pista en el Carmen de San Rafael. / D.L.

En esta línea, Manuel Lupiáñez Vázquez aplaudía la apuesta. Al igual que Luisa Garrido: «Yo me apunto a un bombardeo. Si hubiera baile todos los días, creo que vendría igualmente. Lo que te eches al cuerpo ahora es lo que te vas a llevar».

La Movida de La Nava

Por su lado, La Movida de La Nava está demostrando que la afición a las coreografías no tiene edad. La agrupación, que ya cuenta con cuarenta integrantes, anda muy ocupada las dos últimas temporadas ofreciendo actuaciones allá donde les dejan exhibir su desparpajo, ya sea con una danza gitana o con un tango apasionado. Al frente se encuentra Miguel Ballesteros, prototipo de la segunda juventud. «Lo que ocurre es que los mayores estamos retoñando», responde. «Esto para los viejos es fabuloso», agrega José Garrido. Desde luego, la movida no se quedó anclada en Madrid con Pedro Almodóvar.

El concierto de McGregor fue la bomba. ‘El duende de la Alhambra de Granada’ o ‘Mi gran noche’ de Raphael –prestada por Adamo– sonaron intercaladas con clásicos de Jorge Negrete o Eydie Gormé con Los Panchos. Hubo rumbas, bachatas, chachachás. Los mayores de Huétor Vega son bárbaros del ritmo.

El Mercedes de Manolo Escobar

La gran sorpresa llegó con la aparición de Manolo Fajardo, el amigo del alma de Manolo Escobar. La escena no tiene precio: Fajardo aparcó el Mercedes del mismísimo Manolo Escobar junto al escenario. «Ahí están los papeles aún», reconoce a IDEAL. «Me lo regaló una década antes de morirse». Asombro generalizado. Aunque el verdadero deleite resultó el recital de Fajardo en Huétor Vega. «Conocí a Manolo Escobar con 14 años. Cogí el ‘Dos Caballos’ de mi padre para poder verlo cantar en el Isabel La Católica. Fue mi amigo de toda la vida», relata.

Fajardo conmovió con su recuerdo al añorado artista almeriense, al que dedicó un pasodoble. También evocó su infancia en Albuñuelas en la estremecedora ‘Volver a ser niño’. Inundó el tablado con su chorro de voz y su cariñosa implicación en una verbena que significaba mucho para los mayores de Huétor Vega. Y le gritaron «¡olé!».

Fotos

Vídeos