«Soñaba con jugar en la máxima categoría del voleibol español»

La deportista, de 22 años, en la calle Real de Huétor Vega./DIEGO LUZ
La deportista, de 22 años, en la calle Real de Huétor Vega. / DIEGO LUZ
Belén Cabrera Cobos

Jugadora hueteña del Voley Playa Madrid

RAMÓN PELAYOHuétor Vega

Tiene 22 años y hace tiempo que pasó a la leyenda del deporte en Huétor Vega. Talento precoz, Belén Cabrera Cobos ha dado un paso de gigante en su carrera deportiva con su fichaje por el Voley Playa Madrid, club de referencia en la Superliga: la máxima división española de voleibol. «Me siento contenta por jugar en este equipo y vivir en Madrid, una ciudad que ofrece muchas posibilidades de ocio, diversión y cultura», reconoce en su vuelta a casa por Navidad. Pero su traslado a la capital del país le cogió por sorpresa. En noviembre, la que ha sido su casa durante casi ocho años, el CDU Universidad de Granada, despedía con honores a Belén, capitana del equipo sénior. La temporada había comenzado ya y nada hacía sospechar que la hueteña iba a recibir una llamada con una oferta que no podría rechazar.

No había tiempo para asimilar el cambio. Belén hizo la maleta, llegó a Madrid y a los dos días se vio disputando un partido oficial. «Con la dificultad añadida de que siempre he jugado de atacante-receptora y ahora lo estoy haciendo de libero», apunta. «Pero me han acogido muy bien, tanto jugadoras como directivos y entrenador. Estoy muy contenta», resume. «Jugar en la máxima categoría del voleibol español es un sueño que supongo que todo jugador tendrá. Al menos yo, como deportista, siempre lo he tenido. Ahora que ha llegado mi oportunidad, espero aprovecharla y dar el máximo de mí», reflexiona.

«Ha llegado mi oportunidad. Espero dar el máximo de mí»

Cualquiera en el pellejo de Cabrera Cobos fantasea con la aspiración de dedicarse de manera profesional al deporte. Una quimera aún improbable en el mundo de la red alta y la pelota. «Es muy complicado vivir del voleibol en España. Te da para tirar adelante en el momento, pero para nada más. Lo veo muy difícil, pero ojalá algún día se pueda vivir de este deporte», comenta Belén, que terminó el grado de Ciencias de la Actividad Física y Deporte hace unos meses. Ahora estudia un máster de prevención y readaptación de lesiones deportivas.

¿Y qué palmarés tiene Belén Cabrera Cobos? Entre sus méritos destacan hazañas como ser campeona de Andalucía de vóley playa sub-21y sub-19, y también cadete. Y subcampeona de España con la Selección Andaluza. Además, en pista ha sido tercera de España con la Selección Andaluza cadete; tercera de España juvenil con el plantel de la UGR; varias veces campeona de Andalucía; mejor jugadora de Andalucía juvenil; dos bronces y un oro en campeonato de España universitario; campeona de Andalucía universitaria en cuatro ocasiones; bronce en campeonato de España de vóley playa sub-19 con la Selección Andaluza. Y por su fuera poco, Belén ha integrado la Selección Granadina en todas sus categorías, donde ha logrado un reguero de campeonatos de Andalucía.

Formada en Huétor Vega

«Estar tantos años en un club grande, como es el CDU Universidad de Granada, me ha hecho conocer y jugar con gente de alto nivel, y participar en numerosas competiciones. También me ha permitido crecer como deportista: cuando llegué, el equipo estaba Primera Nacional. Y tuvimos que trabajar mucho para ascender hasta donde hoy está, en la Superliga femenina 2», conluye. Belén ha pasado una Navidad de emociones intensas en Huétor Vega. Se reencontró con su familia y sus amigos.

Después de las uvas, debía volver a las filas del VP Madrid. Pero ella no olvida sus orígenes: dio sus primeros pasos desde la tierna infancia en las Escuelas Deportivas Municipales. Se inició en el voleibol porque su madre había sido jugadora y ejercía de entrenadora en la cantera del pueblo. «Aunque fue mi entrenador Alberto Ramos Cormenzana quien tuvo una repercusión enorme en mí», confiesa. «La formación recibida con él en todas las facetas del juego han dado su resultado. Gracias a ello, ahora puedo jugar en varias posiciones, lo que me ha abierto las puertas de la Superliga Iberdrola».

Cabrera Cobos entrena dos horas al día. Ha faltado a su graduación por competir en la cancha. Ha perdido fines de semana con sus amigos para sufrir ocho horas de viaje, jugar y volver el mismo día. El deporte es sacrificio.

Salir del pueblo para entrenar

Huétor Vega dispone de una pista de vóley-playa, situada a la entrada del polideportivo Las Viñas, desde hace un año. Para la jugadora hueteña, se trata de «una iniciativa fantástica». Según Belén Cabrera Cobos, «es una oportunidad muy buena para abrir el camino a chicos y chicas que quieran practicar este deporte». « Yo siempre he tenido que irme fuera de Huétor Vega a entrenar porque no había pista». El voleibol es uno de los deportes en que más destaca en el municipio, con un club con más de setenta integrantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos