El PSOE de Huétor Vega pinta la bandera arcoíris en un banco

El Grupo Socialista, junto al banco pintado en Los Almendros./IDEAL
El Grupo Socialista, junto al banco pintado en Los Almendros. / IDEAL

La formación apoya el Día Internacional contra el rechazo al colectivo LGTBI. «Andalucía es tierra de libertad», recalcan

R. I.Huétor Vega

El pasado jueves 17 de mayo, el Grupo Socialista del Ayuntamiento de Huétor Vega se sumó a la celebración del Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, en conmemoración al 28 aniversario desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de su 'lista de enfermedades mentales'. Se recuerda en este día el largo recorrido del colectivo, las asociaciones y federaciones de toda España en su lucha contra la discriminación y la violencia.

El PSOE de Huétor Vega tuvo la peculiar iniciativa de pintar un banco con la bandera arcoíris, con la autorización del Ayuntamiento. La medida se aprobó en el pleno de abril y consiste en «pintar algunos bancos del pueblo con los colores de la bandera arcoíris para concienciar a nuestros vecinos de este grave problema social porque, todavía, desgraciadamente hay jóvenes, hay personas, que se suicidan por su condición sexual ante la presión social». «Hay países que criminalizan la homosexualidad y condenan a las parejas del mismo sexo a penas de prisión e incluso a pena de muerte», recuerdan los socialistas hueteños.

La formación liderada por Carolina Higueras recalca que «Andalucía es tierra de libertad y, aunque queda camino por recorrer, se han dado pasos muy importantes en la lucha contra la discriminación y a favor de la igualdad real para las personas LGTBI gracias a la aprobación de la Ley de Derechos, Igualdad de Trato y No Discriminación de las personas LGTBI». Desde el PSOE local, apuntan que «con esta actividad, los hombres y mujeres socialistas de Huétor Vega queremos luchar contra la exclusión social de las personas LGTBI; luchar ante los casos de odio o marginación; reivindicar el derecho a la diferencia, pero no la diferencia de derechos hasta conseguir una igualdad plena; luchar con intensidad para eliminar la lacra de la homofobia, la transfobia y, por supuesto, la violencia de género».

Criminalización

«Por eso», concluye Higueras, «días como este 17 de mayo se hacen imprescindibles para conseguir, entre todos y todas, una sociedad más libre, donde las personas puedan elegir a quien amar y decidir quiénes quieren ser desde su propia libertad». Y es que tener una orientación sexual minoritaria sigue estando criminalizado con penas de prisión o de muerte en 72 países, según el último estudio de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (ILGA, por sus siglas en inglés).

En 57, tener una relación sexual consentida con otro adulto del mismo sexo puede suponer una pena de cárcel de hasta 14 años. En 14, esa cifra puede aumentar hasta la cadena perpetua y en ocho de estos la pena de muerte es una posibilidad real (Mauritania, Sudán, Yemen, Arabia Saudí, Irak, Irán, Afganistán, Pakistán). En los tres restantes, hay leyes de «propaganda» en vigor que penalizan las muestras de afecto públicas de estas personas.

En 2017, uno de los países donde más en entredicho se pusieron los derechos de la comunidad LGTB fue Chechenia, donde la Policía encarceló y torturó a varias decenas de hombres que o bien eran homosexuales o bien tenían alguna conexión con el colectivo. Las relaciones sexuales entre dos adultos del mismo sexo son legales en 123 países. Entre ellos, 85 ofrecen algún tipo de protección (por ejemplo, contra los delitos de odio o las conocidas como 'terapias de conversión').

 

Fotos

Vídeos