Gracia Fernández, vecina de Huétor Vega desde hace 37 años.
Gracia Fernández, vecina de Huétor Vega desde hace 37 años. / DIEGO LUZ

«Huétor Vega ha sabido mantener su esencia con el paso de los años»

  • gracia fernández

  • Presidenta de Asociación Amigos del Sáhara de Granada y vecina del municipio

La vida de Gracia Fernández cambió en el verano de 2002. Por casualidad, su marido escuchó en la radio un llamamiento: se necesitaban familias de acogida para niños saharauis en verano. Se animaron y llegó Mohamed a su casa de Huétor Vega. Ahora, Gracia es la nueva presidenta de la Asociación Amigos del Sáhara de Granada. Durante tres lustros, Fernández ha pasado por todas las figuras del colectivo y estuvo al frente de la Asociación Granadina de Amistad con la República Árabe Saharaui Democrática. ¿Su prioridad? Conseguir con urgencia hogares dispuestos a seguir su ejemplo.

¿Cómo lleva la búsqueda de familias acogedoras?

Falta una veintena de familias acogedoras y esperamos conseguirlas pronto gracias a la colaboración de todos los medios de comunicación, que siempre estáis apoyando esta causa, y a las charlas informativas que se están impartiendo en todas las comarcas.

¿Cuál es su mensaje en las charlas por los pueblos?

El mensaje es de solidaridad. Mostramos un vídeo de los campamentos en el que se ve la situación real de este pueblo desterrado por culpa de la famosa Marcha Verde, hace ya 42 años. El pueblo saharaui fue invadido tanto por Marruecos como por Mauritania. Aquí podemos darles bienestar, lejos de esos 55 grados a la sombra. Necesitan sanidad, alimentación. En los veranos de acogida suelen ganar cinco o seis kilos. Y el intercambio cultural es importante.

¿Y cómo reaccionan los hogares?

Las familias lo captan perfectamente y deciden acoger. Sus experiencias suelen ser muy fructíferas y gratificantes. Se preocupan por la situación que padecen, se informan más profundamente y, efectivamente, la mayoría confiesa no conocer la situación real de este pueblo. En general, para la familia acogedora es una buena experiencia. Los niños dan más que reciben. Y se enganchan al carro de la solidaridad.

¿Huétor Vega es solidario?

Mi experiencia me dice que sí. Desde el Ayuntamiento, que lleva muchos años colaborando independientemente de quien nos represente. Siempre hemos tenido y tenemos familias acogedoras en nuestro municipio. Los colegios, junto con los padres se vuelcan en el proyecto ‘Caravana por la paz’, y los establecimientos a los que acudimos, también colaboran tanto en la recogida de alimentos como en las comidas y cenas que realizamos.

Momentos delicados

En una década se ha bajado de 300 familias a la mitad. ¿Por qué?

Creo que se debe a la situación que vivimos. Normalmente, las familias acogedoras son de clase media y media baja. Algunas atraviesan también momentos muy delicados de necesidad. Así que, aunque a las familias se les pide solo la manutención de los niños, todo lo demás lo asume la asociación gracias a diferentes instituciones de Granada, como Diputación. Muchas familias no lo pueden asumir. Esperemos que esto cambie poco a poco.

¿Cómo animaría al indeciso?

Le diría que es una manera de ayudar a quien lo necesita. Que con poco que se vuelque uno por los demás, es mucho para ellos. Que se va a sentir muy bien porque el hecho de ayudar hace que te sientas mejor. Los interesados deben llamar al 958405806 o entrar en saharagranada.com.

¿Qué le gusta de Huétor Vega?

Que todavía perduran su esencia y su buena gente. Gracias a esto, te sientes bien cuando sales por el pueblo.