El radar móvil llega a Huétor Vega

La Policía Local de Huétor Vega realiza las mediciones de prueba con el radar móvil.
La Policía Local de Huétor Vega realiza las mediciones de prueba con el radar móvil. / IDEAL
  • Las sanciones a los conductores pueden alcanzar 600 euros y la pérdida de hasta 6 puntos del carnet

Tras la eliminación de los resaltos que no cumplían la normativa, en Huétor Vega se ha notado un incremento de la velocidad media por algunas de las principales vías, circunstancia que ha desatado la queja de numerosos vecinos en las principales avenidas (en especial Ingeniero Santa Cruz y avenida de Andalucía). ¿La medida de contrapeso? El radar móvil que estos días maneja a modo de prueba la Policía Local.

Los datos en la puesta en marcha del artilugio son rotundos: la gran mayoría de los vehículos que circulan por el municipio superan el máximo, que por regla general se sitúa en 30 kilómetros por hora. El remedio, eso sí, puede resultar letal para los bolsillos de todos aquellos conductores con tendencia a incumplir la norma de circulación, pues se expondrán a la sanción correspondiente, que además puede acarrear pérdida de puntos del carnet.

El radar móvil controlará la velocidad por las calles y avenidas de Huétor Vega. La intención es que el solo hecho de conocer que existe un radar en el pueblo despierte el sentido de la responsabilidad en los conductores para que reduzcan de ‘motu proprio’ la velocidad y no sea necesario imponer multas. Desde el Ayuntamiento indican que el fin último es mejorar la seguridad vial en Huétor Vega después de constatar la tendencia a aumentar la velocidad en vías sin resaltos.

Mediciones de prueba

Las mediciones de prueba en avenidas como Ingeniero Santa Cruz ponen de manifiesto que los vehículos corren más de la cuenta y ponen en peligro a los viandantes. Y en las calles de Huétor Vega abundan las personas mayores y niños. ¿El funcionamiento? La Policía Local configura en el radar la velocidad máxima de la vía y la cámara, colocada en el frontal del coche patrulla, fotografía a los vehículos que superan la velocidad permitida. En el caso de Ingeniero Santa Cruz, de 33 coches, ninguno cumplía la velocidad pertinente en la prueba.

Es decir, por tratarse de un ejercicio en fase de prácticas, esos 33 conductores se libraron de una multa que puede llegar a los 600 euros y a la pérdida de hasta seis puntos del carnet. No obstante, los agentes esperan que el radar móvil imponga respeto en los conductores y evitar así la sangría de sanciones. «No se trata de sancionar, sino de concienciar a la gente. De lo que se trata es de ganar en seguridad», explica la Policía Local de Huétor Vega.

Por su parte, el alcalde, Mariano Molina, considera necesaria la medida. «El problema es que la gente no se comporta de una manera cívica cuando no hay resaltos. Ocurre igual con la polémica de los perros. Los vecinos de la zona de Ingeniero Santa Cruz o la Cuesta de las Chinas pedían badenes, a pesar de las molestias que les originan, con tal de que no les atropellen a un familiar», señala.