Huétor Vega, paraíso canino

El alcalde, Mariano Molina, contempla a los perros en el estreno.
El alcalde, Mariano Molina, contempla a los perros en el estreno. / JUAN CORREA
  • El universo perruno del municipio aplaude la apertura del primer recinto para el uso y disfrute exclusivo de los canes

El primer parque canino de Huétor Vega es ya una realidad. El espacio de esparcimiento para los perros del municipio está situado detrás del Centro de Salud, donde se ubicaba el antiguo recinto ferial de La Nava. Cuenta con 600 metros cuadrados y dispone de columpios específicos para canes: pasarela, anillo, valla rígida para saltar, una puerta viaducto de paso, obstáculos para practicar eslalon, una fuente para que beban los animales y unos espacios –«parecidos a una fuente»– diseñados para que orinen allí y poder diluir después los restos con agua.

Durante la inauguración, el pasado 28 de febrero, el alcalde de Huétor Vega, Mariano Molina, pidió a los vecinos que respeten las normas de uso indicadas en los carteles, que recojan los excrementos y que los usuarios tengan cuidado para que las mascotas no se peleen dentro del recinto. «Este parque es pionero en nuestro pueblo», explica Molina a IDEAL. «Se trata de un proyecto anhelado. Era algo solicitado por muchos ciudadanos». El regidor confía en que el parque canino de La Nava no será el último. Por precaución, se ha vallado la zona en la que se construirá el futuro teatro del municipio.

El horario del recinto para perros en invierno (entre octubre y marzo) es de 8.30 a 22 horas, mientras que en verano (entre abril y septiembre) se abrirán las puertas hasta las 23 horas. Las normas establecen que el parque es «de uso exclusivo para perros y sus acompañantes». Animales que deben estar censados, con microchip, las vacunas al día y desparasitados. Se prohíbe la entrada de hembras en celo o canes enfermos. Asimismo, las mascotas han de entrar y salir del espacio sujetos con correa, «y permanecer en su interior siempre provistos de collar que no sea de púas o dientes, para, de ser necesario, facilitar su separación de otro perro».

Del mismo modo, los menores de 16 años no podrán entrar en el recinto si no van con una persona responsable del menor. Las puertas deben permanecer en todo momento cerradas. A la vez, se conmina a que los perros catalogados como potencialmente peligrosos (PPP) y los de más de 20 kilos de peso accedan con su correspondiente bozal. En este sentido, la concejalía de Medio Ambiente dice que «si el perro se muestra agresivo, ya sea catalogado PPP o no, deberá ser retirado inmediatamente del recinto para no alterar la conducta del resto de animales». «Si el comportamiento es reiterativo», advierte, «se le prohibirá la entrada». La retirada de excrementos y su depósito dentro de una bolsa en las papeleras habilitadas para ello es otra de las normas, como no dejar comida en el interior del parque o acceder con bebidas alcohólicas o refrescos en lata o cristal. El incumplimiento de estas pautas llevará asociada la correspondiente sanción.

Convocados al estreno

Al estreno del parque canino, unos minutos antes de comenzar el acto institucional por el Día de Andalucía en el Centro Social La Nava, a escasos metros, acudieron numerosos vecinos de Huétor Vega con sus mascotas. En el municipio metropolitano, dadas sus características –son muchas las familias que residen en viviendas de planta baja, adosados y chalets–, hay abundancia de perros. Así que las flamantes instalaciones satisfacen una demanda ciudadana largamente requerida. Los protagonistas en la apertura de puertas fueron ellos: ‘Laika’, ‘Pincho’, ‘Humberto’, ‘Sacha’, ‘Fibi’…

El lema de la inauguración rezaba: ‘Trae a tu perro, disfrutará aún más que tú’. Un parque solo para perros. El universo canino de Huétor Vega aplaude la decisión de habilitar la primera zona para el uso y disfrute exclusivo de los canes. Un espacio para liberar a las mascotas del yugo de las correas sin molestar a niños y peatones. Con agilidad, hasta las más remolonas se encaraman a la pasarela en zigzag, saltan vallas, exploran el anillo o practican eslalon perruno.