Huétor Vega dedica una calle al fundador de muebles Ébano a iniciativa popular

Isidoro Molina Navarro.
Isidoro Molina Navarro. / IDEAL
  • Isidoro Molina salvó la empresa, integrada en su mayoría por trabajadores del pueblo, convirtiendo el negocio en una cooperativa a pesar del quebranto de su economía personal

En respuesta a la solicitud que ha recibido el Ayuntamiento avalada por más de 600 firmas de ciudadanos del municipio, la corporación municipal de Huétor Vega ha dedicado una calle a Isidoro Molina Navarro, fallecido en 2015, que fue fundador de la fábrica de muebles de cocina Ébano.

Carpintero de profesión, Isidoro Molina puso en marcha a comienzos de los años setenta un modesto taller en los bajos de su casa dedicado a la fabricación de muebles de cocina. El éxito de esta iniciativa empresarial necesitó pronto una rápida expansión con más espacio y mejores infraestructuras. Así nació así en Huétor Vega la popular fábrica de muebles Ébano, que no tardó en convertirse en la mayor empresa de carpintería del país con más de 200 trabajadores, en su mayoría del pueblo, cien puntos de venta en España y con una importante red de clientes por toda Europa.

Crisis

Algunos años más tarde se produjo una importante crisis que lastró la situación financiera de la empresa. Isidoro Molina, en vez de vender la fábrica y saldar las deudas, lo que hubiera supuesto el despido de buena parte de la plantilla, facilitó que los propios trabajadores se hicieran cargo de la gestión de Ébano como cooperativa. Este gesto permitió que se salvara la empresa, aunque supuso un profundo quebranto a su economía personal.

El Ayuntamiento de Huétor Vega ya le rindió homenaje en 2016, otorgando a Isidoro Molina Navarro la distinción honorífica del Día de Andalucía a título póstumo.