«Todo indica que hay una gran diversidad de sistemas planetarios»

Guillem Anglada Pons ha hallado indicios de un sistema planetario paralelo./DIEGO LUZ
Guillem Anglada Pons ha hallado indicios de un sistema planetario paralelo. / DIEGO LUZ

Astrofísico del IAA

EDUARDO TÉBARGranada

Un vecino de Huétor Vega acaba de poner patas arriba el mundo de la investigación científica. Guillem Anglada Pons, miembro del Instituto de Astrofísica de Andalucía, dirige un equipo que ha hallado indicios de un sistema planetario paralelo. La comunidad investigadora anda agitada desde 2016. Y todo por los hilos con los que tirar de Próxima Centauri, el astro más próximo al Sol. Se abre un universo de posibilidades. Anglada Pons es menorquín, pero está vinculado al IAA desde hace más de dos décadas. Ha vivido en Barcelona, México y Boston. Lleva quince años residiendo en el municipio granadino. «Mi hija es hueteña y estamos muy contentos viviendo aquí», confiesa.

–Sáquenos de dudas. ¿Existe un sistema planetario vecino?

–Sí, parece que la estrella más cercana al Sol tiene un sistema planetario complejo, con muchas similitudes con nuestro sistema solar, aunque, como la estrella es más pequeña que el Sol, allí todas las distancias son más reducidas. El verano pasado, un equipo encabezado por el astrofísico catalán Guillem Anglada Escudé, que casualmente tiene el mismo nombre y primer apellido que yo, descubrió que había un planeta con una masa similar a la Tierra alrededor de esta estrella. Pero no estaba claro si era un objeto aislado, que quizás pudiera haber sido capturado de una estrella vecina. Ahora hemos constatado que no solo está ese planeta, sino también todos los ingredientes para que exista todo un sistema planetario, que puede ser tan complejo como el nuestro.

–¿Qué cree que hay más allá del sistema solar?

–Preguntarse qué hay más allá del sistema solar vendría a ser equivalente a preguntarse qué había más allá del océano Atlántico antes del descubrimiento de América. Son preguntas de las que tarde o temprano hay que averiguar la respuesta.

–La pesquisa es un cinturón alrededor de la estrella más cercana al Sol. ¿Sugiere que hay más de un planeta?

–Ese cinturón de material era justo lo que estábamos buscando. No siempre tiene uno la suerte de descubrir lo que está buscando, de modo que encontrarlo nos dio una gran satisfacción. Ese material tiene la clave para descifrar cómo es el sistema planetario más cercano al nuestro y, también, para entender cómo se originó nuestro propio sistema solar hace miles de millones de años. Es decir, entender de dónde venimos y qué papel jugamos en nuestro entorno.

«El modo de vida actual hace que miremos más al suelo que al cielo»

–¿Somos únicos en el universo?

–Los conocimientos actuales sugieren que no somos excepcionales, en el sentido de que hay muchísimos más planetas en el universo, algunos de ellos quizás albergando algún tipo de vida. Pero todo indica que hay una gran diversidad de planetas y de sistemas planetarios, de modo que posiblemente no haya ninguno que sea del todo parecido al nuestro. Estamos adaptados a vivir en la Tierra, y no parece que nos sintiéramos del todo confortables si tratáramos de vivir en otro lugar. En este sentido, nuestro planeta, la Tierra, es único, y nos conviene preservarlo.

Contaminación lumínica

–¿Es importante mirar al cielo y escucharlo?

–El modo de vida actual posiblemente hace que miremos más al suelo que al cielo, lo cual parece que da más seguridad. Pero creo que es importante tener una mayor perspectiva de dónde estamos realmente. Estamos viajando por el cosmos en un pequeño planeta orbitando alrededor de una estrella mediocre. Visto desde afuera del sistema solar, nuestro planeta solo es un punto azul pálido, como notó Carl Sagan. Pero es todo lo que tenemos, de momento, y nos interesa a todos cuidarlo.

–¿Se salva el cielo de Huétor Vega o también padece de contaminación lumínica?

–Creo que hay una contaminación lumínica importante. Debería cuidarse más este aspecto. Una buena iluminación nocturna es necesaria, por ejemplo, por razones de seguridad, pero optimizándola tratando de iluminar el suelo, no el cielo. Me da la impresión de que algunas instalaciones deportivas tienen una iluminación exagerada, que se desborda a los alrededores y se aprecia incluso desde bastante lejos, viniendo por la Vega. Yo observo el cielo por medio de ondas de radio y no me afecta la contaminación lumínica, pero mis compañeros, que usan el Observatorio de Sierra Nevada, la sufren. Pero la contaminación lumínica no es solo un problema astronómico: es también económico y ecológico, puesto que tiene repercusión en el comportamiento y evolución de diferentes especies animales.

«El nivel del IAA es homologable a los centros punteros del mundo»

–¿Qué me dice del nivel del Instituto de Astrofísica de Andalucía?

–Es de justicia decir que el nivel del Instituto de Astrofísica de Andalucía es muy alto, no solo en el ámbito nacional, sino internacional. Se realiza investigación de primera línea, totalmente homologable con la que se lleva a cabo en los centros más importantes de todo el mundo.

–¿Es para llorar lo que hace España con sus investigadores?

–Se ha hecho mucho daño estos años. Es difícil decir si será reparable.

 

Fotos

Vídeos