«Gané a Rossi sin presupuesto: vendí papeletas por los pueblos»

Álvaro Molina, en la Plaza de la Cañadilla de Huétor Vega: su primer circuito./DIEGO LUZ
Álvaro Molina, en la Plaza de la Cañadilla de Huétor Vega: su primer circuito. / DIEGO LUZ
Álvaro Molina

«Es injusto que Andalucía no tenga la presencia que merece en el motociclismo», lamenta el expiloto granadino

EDUARDO TÉBARGranada

Parece un galán. Álvaro Molina pasea por la Plaza de la Cañadilla con camisa blanca. Remangado. Con vaqueros y sandalias. El look casual le confiere un aire relajado. Y se agradece: su apretada agenda le lleva de aeropuerto en aeropuerto por el viejo continente. Con suerte, los vecinos se lo encuentran en esta plaza: el circuito de su infancia.

Este piloto moreno y delgado es uno de los hueteños más célebres de la historia. Ganó el campeonato de España, seis veces el Europeo de velocidad, fue el mejor del Mundial de resistencia y tercero por equipos. Y todavía hoy disfruta con intensidad el motociclismo como asesor de corredores y equipos. En verano cumplió 43 años y descansó con su familia en Canarias. «Fue un verano genial, muy intenso. Disfruté todo lo que pude de los míos», comenta.

–¿Se siente más reconocido fuera que aquí?

–Si cuando dice aquí se refiere a Huétor Vega, me siento reconocido. Siempre he recibido apoyo de mi pueblo. Cuando empezaba, me ayudó mucha gente: el Ayuntamiento y empresas de Huétor. Siempre les estaré agradecido. Ahora bien, si se refiere a Granada o Andalucía, lo del reconocimiento es muy relativo. Como casi todo en la vida. Mi sentimiento es muy distinto si hablamos del ámbito profesional, de los aficionados o de la gente en general. Me siento muy reconocido por la ciudadanía y poco por parte de ciertas personas poderosas, pero lo importante es que hay muchísima gente que me apoya porque es la que suma.

–En 2017 le nombraron ‘Leyenda deportiva’ en Granada.

–Como se puede imaginar, es un honor que la Asociación de la Prensa me conceda esa distinción. ¡Es un ejemplo de reconocimiento fantástico! Y es un reconocimiento que dedico a mi esposa, Toñi; a mi madre, que fue quien recogió el galardón; a mis hermanos… Y me hubiera gustado que mi padre estuviera vivo para poderlo compartir con él. Les pertenece una gran parte de esa distinción por todo lo que me han ayudado durante los 25 años que fui piloto.

La madre del campeón de España recoge el galardón de 'Leyenda deportiva' en Granada.
La madre del campeón de España recoge el galardón de 'Leyenda deportiva' en Granada. / IDEAL

–¿Añora la adrenalina de conducir la moto en el circuito?

–¡Por supuesto! Lo echo mucho de menos. Sobre todo porque tuve que dejar de pilotar de un día para otro. No me retiré voluntariamente, sino que me retiró un accidente de tráfico, y eso no te lo esperas.

–¿Y se mueve en moto por el pueblo y por Granada?

–¡Claro! Es la mejor forma de desplazarse porque es más ágil, rápida y ecológica después del transporte público. Gracias a Dios puedo conducir, aunque no pueda pilotar motos de carreras.

–¿Qué hace ahora Álvaro Molina?

–Llevo bastantes años estudiando y, tras acabar un máster en la universidad hace unos meses, estoy estudiando varias opciones con enfoques muy distintos. Una que me gusta es la de consultor de pilotos y equipos, que consiste básicamente en transmitir mi experiencia para ayudar a otros a mejorar su rendimiento deportivo. Este nuevo proyecto se llamará Rider Consulting y marcará una nueva etapa de mi vida profesional. Es algo parecido a lo que ya hacen en muchos otros deportes, como el fútbol, donde hay bastantes exjugadores que, cuando se retiran, pasan a ser entrenadores. El primer piloto al que ayudé fue Toni Elías en 1999. Y fue una experiencia que me marcó, porque el trabajo que hicimos juntos supuso una mejora tan fuerte que le llevó al mundial al año siguiente.

«El primer piloto al que ayudé fue Toni Elías en 1999»

–¿Con qué pilotos colabora?

–Mientras cursaba mis estudios colaboré con el campeón del mundo Sandro Cortese. Desde el año pasado colaboro con otro campeón del mundo como es Julián Simón ‘Julito’. Ahora estoy probando con un alemán que está realizando una grandísima temporada.

–En 1995 superó a Rossi.

–Sí, gané a Rossi durante la final del Europeo. Fue algo inolvidable conseguir la pole tras muchos meses sin poder correr por falta de presupuesto y pasarnos todo el verano vendiendo papeletas de una rifa que organizamos por las fiestas patronales de todos los pueblos de Granada. Aquella noche, mi amigo Suso y yo dormimos mejor en el duro suelo de la furgoneta.

–¿La mayor gesta?

–El subcampeonato del mundo de resistencia que conseguimos para BMW y la medalla de Bronce del Mundial por equipos de 2010 con el Andalucía-BMW, que formábamos César Guerrero, un servidor y muchos más andaluces. Es el único equipo oficial de una gran marca como BMW que ha existido en Andalucía hasta la fecha. Juntos demostramos que en Andalucía hay mucha gente con calidad.

«Me siento muy reconocido por la gente y poco por ciertos poderosos»

–Todos los campeones de España han participado en el Mundial. ¿Le queda esa espina?

–Rotundamente, no. Porque no dependió de mí. Sé que hice todo lo que estuvo en mi mano para conseguirlo. Pagué un precio demasiado alto. Eso sí, sueño con el día en el que los andaluces tengan las mismas opciones que los de otras comunidades. No se entiende que la comunidad con más afición, más circuitos y más motos de España no tenga la representación que merece.

–Por último: Ángel Nieto.

–Fue un palo porque era una persona que ocupaba una posición muy importante en la gran familia del motociclismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos