La entrañable historia del nuevo inhalador eléctrico del centro de salud de Huétor Vega

La doctora Irene Mingorance muestra el inhalador eléctrico con María Angustias Velázquez, hija de la donante./IDEAL
La doctora Irene Mingorance muestra el inhalador eléctrico con María Angustias Velázquez, hija de la donante. / IDEAL

Una vecina donó el aparato antes de fallecer

R. I.Huétor Vega

Un inhalador eléctrico que sirve para ayudar a las personas mayores con los aerosoles ha sido donado al centro de salud de Huétor Vega. El centro médico disponía de uno de estos aparatos, pero solo para su uso en el edificio, sin la posibilidad de prestar el servicio a domicilio.

La usuaria Rosario Casares necesitó usar este aparato para tomar sus dosis de aerosoles, pero estaba impedida, por lo que le resultaba imposible acudir al centro hueteño a diario. La familia compró el artilugio y, antes de fallecer, hace escasos meses, pidió a sus hijos que, cuando ella ya no estuviera, donaran el inhalador eléctrico al centro de salud para que, así el equipo de profesionales dispusieran de este aparato para prestar el servicio a domicilio.

 

Fotos

Vídeos