La colaboración vecinal nutre a Huétor Vega

Reflexión del vicepresidente de la Asociación Los Rebites

Hace ya más de dos años desde que nuestro colectivo retomó la actividad. Ahora alcanza a todo el pueblo, con un éxito de participación sin precedentes. El número de socios no para de crecer: rondamos los 600

JOSÉ MANUEL CÁRCELES
JOSÉ MANUEL CÁRCELESHuétor Vega

Nos hemos preguntado los motivos de tan alta aceptación, llegando siempre a la conclusión de que los temas municipales y todo aquello que afecta a la vida cotidiana genera más interés del que a veces se piensa. Nuestro pueblo es magnífico para vivir, pero el tremendo crecimiento de población en un –relativamente– corto espacio de tiempo está en la base del aumento de algunos problemas, que ya existían, de una forma exponencial. Los asuntos en los que la asociación ha participado son muy numerosos, de distinta importancia y con diversa casuística, pero todos ellos han respondido a las solicitudes de los socios y cuantos hueteños se han dirigido a nosotros. Los resultados no siempre han sido todo lo buenos que hubiéramos deseado, lo que nos hace redoblar esfuerzos para conseguirlos.

Hemos trabajado en el transporte público, con escritos y propuestas tanto al Ayuntamiento como a la Junta de Andalucía. Hemos acudido a reuniones con el Consorcio de Transportes del Área Metropolitana de Granada. Ya sabemos que el S3 y el SN3 podrían entrar hasta las pistas de tráfico; solo dependemos de que se licite de nuevo la caducada concesión de Huétor Vega y que se incluyan estas condiciones. Estaremos pendientes de que se impulse dicha licitación con unas condiciones nuevas y mejores para el transporte municipal. Apostamos por una línea circular interna del pueblo para complementar a las líneas de la Rober hacia Granada.

Muchos vecinos de las zonas de Los Neveros y Los Almendros tienen poca presión de agua, lo que les impide ducharse o lavarse con comodidad. No hemos conseguido que se ponga remedio por parte de Emasagra, pero, al menos, ya nadie discute el problema. Algún día se conseguirá.

Tenemos un buen centro de salud. Nos estamos movilizando para que se aumenten los servicios. Si es posible, con declaración de Zona Básica de Salud, de modo que no haya que desplazarse a La Zubia para una atención primaria completa y para las urgencias.

La movilidad, la circulación segura para vehículos y peatones, y la mejora de nuestras calles, es para nosotros y para todos los vecinos un tema estrella que siempre está sobre la mesa. En esta cuestión ya hemos insistido mucho, planteando la implantación de sentidos únicos de circulación, sobre todo en la zona de Los Neveros. Hemos pedido que se trabaje en la prolongación de la calle Francia hacia Granada, para mejorar la entrada y salida de la zona alta del pueblo. Estamos planteando la implantación de plataforma única en aquellas calles que, por su escasa anchura, no permiten conseguir aceras con un ancho mínimo.

Apostamos por las peatonalizaciones puntuales de determinadas zonas céntricas del casco histórico del pueblo. Nos gustaría que se recuperase la antigua imagen de vías arboladas que tenían algunas calles del pueblo. Y que se racionalizase e igualase el mobiliario urbano para conseguir una homogeneidad en el aspecto de las calles, al menos por zonas o barrios. Luchamos porque el molesto resalto no se convierta en la seña de identidad de nuestro municipio: hay alternativas evidentes. Son tantas cuestiones las pendientes en este sentido que hemos planteado la necesidad de que se alcance un consenso entre todos los grupos municipales y los vecinos que se plasme en un Plan de Movilidad sostenible, para que, con el paso del tiempo y la lógica alternancia política, no se modifiquen las líneas de trabajo ni se tenga que deshacer lo que haya hecho el anterior.

También hemos tratado numerosos temas menores, principalmente a requerimientos puntuales de vecinos y colectivos, como la solicitud de mejora de las condiciones en que se daban las clases de danza, que han derivado en una reparación integral de las antiguas escuelas, actualmente en curso. Seguimos insistiendo al Ayuntamiento para que deje de utilizarse el hormigón impreso en espacios públicos, porque lo que pueda parecer una economía a corto plazo se convierte a largo plazo en mayores costes e incomodidades para el uso.

Insistimos en que se debe implantar un tratamiento de barrera verde con árboles alrededor de la feria para mitigar su tremendo impacto visual, y evitar molestias para vecinos y para el propio Huétor Vega. Nos alegramos con todos ante la llegada de la fibra óptica a nuestro pueblo, pero alertamos al Ayuntamiento para que se evite y se corrija, en la medida de lo posible, el trazado aéreo de más cableado en el municipio. Trabajamos para que los precios de la piscina y resto de pistas deportivas sean mejores para los vecinos empadronados en Huétor Vega respecto a otros usuarios de fuera del pueblo.

Hemos participado, al lado de las madres, en la polémica sobre los materiales y conservación de los parques infantiles. Se ha trasladado las opiniones de vecinos sobre plazas y jardines, como la Plaza de las Naciones, Los Charcones, La Nava, etcétera. Se han recogido las quejas sobre los contenedores en zonas como la plaza Primero de Mayo y otras. Siempre estamos atentos a las deficiencias en limpieza y cuidado de jardines que, con toda la razón, nos hace llegar la gente.

En resumen, se trabaja en todo aquello que preocupa los vecinos, acudiendo al Ayuntamiento o al organismo que corresponda para resolución. Pero no todo es el traslado de los problemas mencionados. Hemos apostado por que Huétor Vega recupere y potencie su historia y su patrimonio cultural, empezando por la mejora de las condiciones del Camino de los Neveros, donde ya algunos vecinos han comenzado a sembrar encinas y donde debemos apoyar esta y cuantas medidas permitan su conocimiento y disfrute.

Fotos

Vídeos