«La calle Real de Huétor Vega es mi sitio favorito para tapear»

Manuel España ha compuesto el disco 'Por la cara' en el pueblo, en plena Vega.
Manuel España ha compuesto el disco 'Por la cara' en el pueblo, en plena Vega. / IDEAL
Manuel España, cantante de La Guardia

«Cumplimos 35 años viviendo de la música y haciendo amigos», dice el artista, afincado en el municipio

EDUARDO TÉBARHuétor Vega

Tras la resaca de los ochenta, el éxito masivo le sobrevino a la banda granadina La Guardia. ‘Cuando brille el sol’ o ‘Mil calles llevan hacia ti’, aquellos rocanroles pintureros y sentimentales, sonaban a todas horas en la radio. Corría el año 1990 y el grupo vendía toneladas de discos al lado de nombres como Phil Collins, Depeche Mode o El Último de la Fila. Al frente de la banda se encontraba Manuel España, que hoy explota la marca con nuevas canciones. ‘Por la cara’ es el álbum con el que vuelve La Guardia. Un trabajo compuesto en una casita de Huétor Vega. «Adoro mi pueblo», comenta España con orgullo. Granada vive un momento de producción frenética: Los Planetas, Lori Meyers, Niños Mutantes... Y también este viejo ‘rocker’ en la retaguardia, que por ser, fue hasta integrante fugaz de 091.

–35 años de La Guardia y quince discos. ¿Los números abruman?

–Si sumas y sumas, el resultado es cada vez más positivo. Y eso es lo que celebramos: quince trabajos y 35 años viviendo exclusivamente de la música. Y sumando también canciones y amigos.

–¿Qué cosas hace usted ahora por la cara?

–Pues sacar este disco, donde cuento todo lo que he sentido estos últimos años. Por todo el morrazo, como dice la canción.

–¿Detesta eso de vivir del pasado?

–Todos tenemos un pasado. Unos mejor que otros. No considero vivir del pasado a un grupo que sigue en activo y en los escenarios, y sacando nuevos temas. ¡No puedo detestar algo que no hago! Tengo montones de proyectos y, como dice mi canción, no debes mirar hacia atrás, aunque el pasado sea seductor. Mejor mirar el presente, que me parece el equilibrio perfecto.

–Este cancionero ofrece rocanrol, pop, country, swing, ‘tex-mex’… Todo muy concentrado en 26 minutos de música.

–Es un buen resumen, pero tengo más facetas que imagino que saldrán más adelante. Este disco surgió así y me encanta, pero aparte de mi gusto por la música country-rock, tengo también otras influencias. Me paso la vida escuchando música, sin etiquetas.

–‘Por la cara’ es una rendición de cuentas con Johnny Comomollo y Sus Gangsters del Ritmo, aquel combo olvidado del Madrid previo a la Movida al que La Guardia versionaba en el pleistoceno.

–¡Correcto! ¿Y sabe lo más bonito? Luigi, su compositor, me felicitó al escucharla. Hemos hecho amistad y eso es algo que valoro. Me emociona que uno de mis maestros me dé el visto bueno. No tiene precio.

Veterano

–Para aclararnos, ¿esto es La Guardia o la nueva banda de Manuel España?

–Las dos cosas, excepto lo de nueva banda. Llevamos en esta formación ya más años que con la primera. Ya estamos consolidados y somos una familia. Eso es lo más importante.

–¿Y cómo lleva lo de ser roquero a los 50?

–Cumplir años nos sienta bien si hacemos lo que nos gusta. Y eso se transmite al público, que en nuestro caso es espectacular. Nos sentimos muy arropados. Parece que las cosas están cambiando para bien y que se valora a los veteranos por fin.

–España penaliza al músico de mediana edad. Esto no es la Francia de Johnny Hallyday o Francis Cabrel.

–Hay que dar ejemplo. Además, parece que la gente se está acostumbrando a ver crecer a sus bandas. Tienes que estar ahí y al final se valora el esfuerzo. Creo que cada vez hay más respeto y cariño a los músicos de mi generación. Fíjese, en todos los grupos de nuestra quinta que siguen lanzando trabajos y ofreciendo directos. Desde Los Rebeldes o Burning hasta Danza Invisible, y un largo etcétera.

–¿Se mira usted en el espejo de Miguel Ríos?

–No, nunca lo he hecho. Es un gran artista, gran compañero y amigo, pero no tengo un referente en el que mirarme. Lo que sí miro es una actuación que hicimos juntos en una de sus apariciones en ‘Fiebre del Sur’, que considero uno de los momentos más grandes de mi carrera, cantando ‘Santa Lucía’ con mi paisano. Fue sublime.

«Ni el éxito ni el fracaso matan cuando no te los crees»

–‘Cuando brille el sol’ fue número uno en 40 Principales en tiempos boyantes para la industria.

–Por fortuna, hay otras emisoras que tienen memoria y no vetan la música por la edad o el estilo. Por eso seguimos sonando. Yo creo que el público de La Guardia no escucha radiofórmula. Saben bien lo que quieren. El éxito no te mata. Tampoco el fracaso, siempre que no te creas ninguno de los dos.

–Por cierto, en Huétor Vega vive mucho músico.

–La verdad es que sí. Enfrente de mi casa ensayaban varios. Es que Granada tiene mucho ‘rockero’.

–Usted reflexiona sobre la fertilidad de la escena local en la película ‘En Granada es posible’.

–En Granada hay muchos artistas por el sol, la universidad, las bandas que abrieron el camino, como Los Ángeles. No sé, ¿quién puede explicar la magia? Granada es así.

–Dígame su lugar predilecto del pueblo.

–La calle Real es un buen lugar para tapear. Tengo familia en Huétor y muchos amigos. Asisto a todos los eventos que puedo.

Fotos

Vídeos